7 lecciones que aprendí de La Rebelión de Atlas

by - 08:00

la+rebelion+de+atlas+ayn+rand

      La Rebelión de Atlas de Ayn Rand fue uno de los libros más influyentes publicados durante el siglo XX. Defensora irrestricta de los principios de la libertad, capitalista radical y filósofa racionalista, la autora concibió este inmenso tomo como un épico grito a favor de la libertad individual. Sin pelos en la lengua y con un lenguaje altamente combativo, no tiene miedo de poner patas para arriba todo lo que creías saber acerca de la sociedad, la política, la ética y la moral. Aún si no estás de acuerdo con las ideas que plantea, te recomiendo leerla porque va a ampliar tu perspectiva y hacerte ver el mundo desde un lugar rara vez explorado en una obra de ficción. Aquí les dejo algunas de las lecciones que aprendí leyendo esta novela. 

  1. No dejes que el mundo te cambie. Rand es muy clara –e inspiradora- con esta cuestión. No debes permitir que tu fuego se apage, que el héroe de tu espíritu se muera en la frustración de la vida que te merecés y nunca te atreviste a alcanzar. Nunca pierdas la esperanza ni la habilidad de luchar para conseguir tus metas. Jamás tires la toalla. En palabras de Galt: “El mundo que deseas puede ser ganado, existe, es real y posible; es tuyo.”
  2. Viví para vos mismo. La clave de una vida próspera y feliz es no permitirte diluir tu existencia en tratar de satisfacer a los demás, esclavizarte a las opiniones ajenas o sacrificar tus objetivos para complacer a otros. Al diablo con sus inseguridades o impulsos de control. Como dice el credo de Galt: “Juro por mi vida y mi amor a ella, que nunca viviré para ninguna otra persona, ni le pediré a nadie que viva para mí”.
  3. No soñés. Hacé. En lugar de pasarte la vida lidiando con aspiraciones abortadas, o deseos desesperanzados, Rand nos llama a tener, crear, lograr y finalmente vivir nuestros verdaderos objetivos. Sus personajes encarnan, en distintas expresiones, el verdadero poder de la acción creativa. 
  4. No dejes que te convenzan de que el dinero es la raíz de todos los males. En palabras de Francisco d’Anconia: “¿Así que piensa que el dinero es el origen de todos los males? ¿Alguna vez se ha preguntado cuál es el origen del dinero? El dinero es sólo un instrumento de intercambio que no puede existir a menos que existan bienes y personas capaces de producirlos. Es la forma material del principio según el cual quienes deseen tratar con otros deben hacerlo mediante transacciones, entregando valor por valor. No es instrumento de los mendigos, que exigen llorando el producto del trabajo ajeno, ni de saqueadores que lo arrebatan por la fuerza; el dinero se hace sólo posible gracias a quienes producen. ¿Es eso lo que considera malvado?” 
  5. Celebrá los negocios. Si bien el enfoque capitalista de la novela puede ser difícil de tragar para algunos, creo que esta es unalección crucial a comprender en el siglo XXI. Hoy, en el léxico popular, a los “malvados” y “codiciosos” empresarios se los culpa de todos los males del mundo. Cuando hay una crisis o problema social, es culpa de los hombres de negocios y la respuesta –sorpresa, sorpresa- es aplicar más controles gubernamentales, más regulaciones y más impuestos que limitan la vida de los ciudadanos. Es bueno pararse un momento a pensar si estas mismas políticas no son, justamente, las causales de la debacle. La Rebelión de Atlas abre este debate de una manera bastante explícita. Los empresarios, productores, creadores y hombres de negocios, sostiene Rand, fueron los primeros responsables a través de su innovación de crear nuevas medicinas, métodos de conservación de alimentos, sistemas de irrigación y sanidad, comunicaciones y muchos otros inventos que han beneficiado a la Humanidad mucho antes que las acciones de ningún gobierno. ¿Qué pasaría si todas esas mentes creativas algún día se rebelaran y desaparecieran de la sociedad? He ahí la premisa de la novela.
  6. Huí de cualquiera que anuncie representar el “interés público” o el “bien común”. Los gobiernos -en todas partes del mundo pero particularmente en nuestro continente- incrementan su poder a costa de violar los derechos de los individuos. Quienes apoyan el crecimiento del control gubernamental siempre lo justifican en nombre del “bien común”, el “bienestar popular” o el “interés público”. Tales slogans son peligrosamente vagos: pueden significar cualquier cosa y usarse para justificar lo que sea. En Latinoaméricaestamos viendo muy claramente –sobre todo en Venezuela- cómo cualquier tipo de abuso contra la vida, libertad y propiedad de los ciudadanos puede justificarse en nombre del “pueblo”. En contraste, la libertad y la soberanía del individuo, que Rand defiende con su novela, implica que las personas puedan ejercitar sus derechos ya libres del uso de la fuerza, la coerción o la compulsión del Estado. Los seres humanos deben trabajar para crearse una vida próspera ejercitando su propio juicio independiente, quedándose con el fruto de su esfuerzo y lidiando con los demás de manera voluntaria. Para alcanzar esta libertad, sostiene Rand, primero hay que erradicar la noción de que los individuos sólo existen para servir un propósito social o una meta colectiva, o que sus derechos y libertades pueden ser sacrificados en nombre del “bien común” y cualquier slogan similar. 
  7. Esforzate en ser la mejor versión de vos mismo. En nuestras sociedades, aún cuando nos empeñemos en negarlo, nuestro trabajo nos define, así que deberíamos dedicarle nuestra mayor habilidad. “No hay nada de mayor importancia en la vida que cuán bien haces tu trabajo. Nada. Sólo eso. Cualquier otra cosa que seas vendrá como consecuencia de ello. Es la única medida del valor humano. Todos los códigos de ética que tratarán de meterte por la garganta son inservibles. El código de la competencia es el único sistema de moral que está inscripto en standard de oro.” 

      Hay muchas otras lecciones que aprendí leyendo esta maravillosa novela, pero las dejaré para después. Se ha transformado en uno de mis libros favoritos. ¿Lo han leído? ¿Qué les pareció?

la+rebelion+de+atlas+ayn+rand+grito+sagrado
La Rebelión de Atlas - Ayn Rand

Quizás también te interese:

0 comentarios